ARCE DE MONTPELLIER: Acer monspessulanum

ARCE DE MONTPELLIER: Acer monspessulanum
ARCE DE MONTPELLIER: Acer monspessulanum

El Arce de Montpellier (Acer monspessulanum) es un árbol o arbolillo caducifolio de la familia de las sapindáceas (Sapindaceae). Su origen se encuentra en el sur de Europa y norte de África.
Alcanza una altura de unos 10 metros. El tronco tiene la corteza grisácea y normalmente está ramificado desde la base formando una copa densa, salvo que se pode.
Las hojas son simples, opuestas, pecioladas, semicoriáceas, con el limbo trilobulado (raramente pentalobulado), borde entero y color verde intenso que se vuelve rojizo con el frío en el otoño.
Las flores son pequeñas y poco vistosas. Aparecen en corimbos, son unisexuales, de color verdoso y pentámeras.



El fruto es una doble sámara que aparece con la parte de la semilla unida y alas paralelas. Éstas, al desprenderse el fruto del árbol, hacen que gire y se mantengan más tiempo en el aire facilitando la dispersión.
Su reproducción se hace por semillas.
En la naturaleza se da en las partes más húmedas de los bosques secos continentales, como son las vaguadas, arroyos y barrancos.
En jardinería se usa por su bella coloración otoñal y la delicadeza y frescura de sus hojas, tanto con su forma arbórea como con la arbustiva, o bien para setos de una sola especie o de mezcla.
Cuidados. Puede estar a pleno sol o en semisombra, sobre cualquier sustrato, aunque prefiere el ligeramente básico. Requiere humedad en verano aunque aguanta bien la sequía. También aguanta heladas y poda.

ARCE DE MONTPELLIER: Acer monspessulanum
ARCE DE MONTPELLIER: Acer monspessulanum

Más árboles autóctonos en ÁRBOLES AUTÓCTONOS