Carraspique blanco: Iberis sempervirens

Flores Carraspique blanco Iberis sempervirens

El Carraspique blanco o cestillo de plata es una planta herbácea perenne de la familia de las crucíferas (Brassicaceae). Su origen se encuentra en el sur de Europa.
Alcanza una altura de entre 15 y 40 centímetros dependiendo de las condiciones en las que se desarrolle. Forma una mata rala, con los tallos rastreros, semileñosos en la base y desprovistos de pelos. Los florales crecen más erguidos.
Las hojas son perennes, de forma oblonga a espatulada, con el borde entero y el ápice redondeado. Su consistencia es semicoriácea y el color es verde oscuro.



Las flores aparecen agrupadas en un corimbo plano, que se va abriendo desde el exterior. Tienen cuatro pétalos blancos de forma oblonga espatulada, formando dos pares de distinta longitud y siendo los exteriores los de mayor tamaño (incluso más de dos veces más largos). Los estambres son 6 con anteras amarillas y rodeando al estilo central.
El fruto es oval, alado, con semillas en su interior de la misma forma y menor tamaño.
En la naturaleza se da en zonas calizas de clima suave, sobre sustratos húmedos y bien drenados.
Más información botánica en Flora vascular

Carraspique blanco Iberis sempervirens

Su reproducción se hace por semillas y esqueje.
En jardinería se usa para zonas de rocalla y parterres.
Cuidados. Requiere suelo suelto y bien drenado, exposición soleada. Es una planta rústica que aguanta muy bien la sequía y el frío moderado, aunque las heladas pueden dañar las hojas. Mejora el aspecto con podas de recorte al final de la floración, que suele ser en primavera verano.

Si quieres ver más publicaciones puedes hacerlo siguiéndonos en Facebook, donde aparecen todos los días cosas nuevas: rioMoros en Facebook
O bien, si lo que te gusta son los vídeos de plantas no tienes más que entrar en el canal de YOUTUBE  donde puedes suscribirte para tener todas las novedades: Canal de vídeos de rioMoros

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada