REBOLLO: Quercus pyrenaica


REBOLLO: Quercus pyrenaica
REBOLLO: Quercus pyrenaica

El rebollo (Quercus pyrenaica), también llamado roble melojo, carballo negro, etc, es un árbol de hoja caduca, marcescente y de talla más pequeña que la de sus hermanos el Quercus robur y petraea. Tiene el tronco recto, irregular y corteza estriada, grisácea.
Brota abundantemente de raíz, dando bosques y bosquetes de gran densidad.
Sus hojas son lobuladas, con los entrantes muy marcados llegando casi hasta el nervio. Color verde por el haz y con pelos en el envés. El peciolo es corto.

REBOLLO: Quercus pyrenaica
REBOLLO: Quercus pyrenaica

El fruto es la bellota, cuya cúpula llega hasta 1/3 del fruto y tiene el pedúnculo muy corto. Maduran en otoño y, al  igual que la encina y el quejigo, son fáciles de hacer germinar. Para sembralas basta con enterrarlas entre 2 y 4 cm en la tierra o sustrato, en posición tumbada. Cuanto antes se siembren desde la recogida de la semilla mejor porque van perdiendo viabilidad y su conservación por estratificación es delicada. Para saber si son viables basta echarlas en agua y descartar las que floten. Se pueden sembrar en su sitio definitivo (inconveniente: se la pueden comer los ratones, jabalíes, etc) o en contendor (alveolo forestal preferentemente) y luego transplantar.
El rebollo es muy resistente al frío y prefiere sustratos ácidos. Sustituye a la encina en altura y necesita más humedad.
Se usa mucho para leña y también se ha utilizado para hacer carbón.



Más información en:
Flora ibérica
Blog de montaña
Ideal
Un sitio donde comparar hojas con otros robles, quercus y otros árboles se puede ver en:
Red Aragón


Más árboles autóctonos en ÁRBOLES AUTÓCTONOS