Cómo tener buenos calabacines


El calabacín es una planta que pertenece a variedades de la especie Cucurbita pepo y puede ser de color verde, blanco y amarillo.
 Para poder tener una buena producción es necesario tener en cuenta algunas características propias de esta planta, entre ellas, las siguientes:
-Condiciones ambientales. Es menos exigente en temperatura que el melón y el pepino, con una temperatura óptima entre los 18 y 24ºC y una humedad relativa entre el 60 y 80%.
En cuanto a suelo, le van bien los que son de arenosos a medios, con buena profundidad, aireación y nutrientes, y un pH ligeramente ácido, sobre 5,5.
Lo que hay que tener mucho cuidado es que no se encharque el suelo porque le perjudica mucho haciendo que incluso se pierda la planta.



-Abonado. Dependiendo del caso en que nos encontremos, utilizaremos solo abono orgánico u orgánico y mineral, pues hay lugares en los que es difícil encontrar estiércol disponible.
Si se usa abono orgánico conviene incorporarlo con una labor entre 1 ó 2 meses antes de que se siembre, dependiendo del grado de descomposición.
En cualquier caso, el calabacín extrae del suelo determinados minerales que hay que restituir si queremos seguir teniendo el suelo de la huerta en buenas condiciones. Las extracciones medias por m2 son las siguientes:
                Nitrógeno: 10g/m2 de N = 1000g (1Kg)/100 m2
                Fósforo: 7g/m2 de P2O5 = 700g (0,7Kg)/100 m2
                Potasa: 12g/m2 de K2O = 1200g (1,2Kg)/100 m2
                Magnesio: 3g/m2 de MgO = 300g (0,3Kg)/100 m2
Y para añadirlo al suelo, tenemos que tener en cuenta la riqueza comercial del abono. Por ejemplo, para echar en el suelo el fósforo necesario con un superfosfato al 19% de en P2O5, habría que añadir 7x100/19 = 37 gramos/m2= 3.700g (3,7 Kg)/100 m2
Es importante también que el N se distribuya en varias aportaciones para que no se lave con el riego.


-Recolección y conservación. El calabacín empieza a producir entre los 45 y 65 días desde la siembra dependiendo de si las temperaturas han sido las adecuadas. La cosecha se empieza cuando el tamaño es de unos 15 a 20 cm y el peso de unos 250 gramos, así sabemos que estará tierno. Se hace escalonadamente, cortando los frutos con tijeras y dejando unos 2 cm de pedúnculo.
Para conservarlo se puede hacer muy bien con temperaturas entre 0 y 4 ºC y con una humedad relativa del 85%. Es decir, en el frigorífico de nuestra casa se pueden tener perfectamente durante bastante tiempo.
¡Y cuando empieza a dar calabacines no da tiempo a comerlos todos!

Para quien quiera ampliar información hay un libro muy bueno a nivel profesional que es “Horticultura herbácea especial” de J.V. Maroto, y que está en la editorial Mundi Prensa Pinchando en el enlace lo puedes ver

Y si queréis ver plantas de todo tipo, podéis entrar en mi canal https://www.youtube.com/user/rioMoros o bien seguirme en el Facebook: https://www.facebook.com/paginaderiomoros



Esta entrada participa en el reto "Me gusta el huerto" de facilisimo.com

4 comentarios :

  1. son unas plantas de lo más productivo, eso si, mejor comerse tres pequeños y tiernos que uno tamaño cachiporra lleno de semillas y muy duro, que en muchos pueblos entre que dan mucho y no dan abasto y que les parece qu eno estan hechos... podrían usarse como ármas prehistoricas jejejej

    saludos

    ResponderEliminar